martes, septiembre 23, 2008

DE ANGELES Y CUERPOS MUERTOS


Volamos por la noche rasgando sus helados silencios
Somos angeles, angeles
que se declaran de la carne,
almas del pecado y la lujúria.

Todos rodean los cuerpos con lujúria,

nos odian y nos aman,
nos buscan y nos temen,
pero todos desean arder en nuestro fuego.

Nuestro reino, plagado de placer,

lleno de eternos suspiros
donde nada está prohibido
tan solo la tristeza, y El.

Somos guardianes de la eternidad,
de los oscuros secretos,

hacemos donaciones de vida y de muerte,
de gloria y miseria.


Nuestra piel bañada,
de los mas ansiados deseos,

pero, tras tu frágil imagen
que refleja la luz del alba,
se aguarda un interior de acero,
donde se esconde la dulzura y el veneno.

Te invito a unirte a nosotros,
coge tus alas, cruza la oscuridad de la noche,
cúbrete con la brisa de los sentidos,

en el eterno vuelo del deseo.


y así entonces,
mi alma descansó
al escribir mis rutinas en este diario
que hasta por mi
deja de ser leído

1 comentario:

Neo@ dijo...

Y volar hasta que un amanecer morado naranja deslumbre mis ojos para dar comienzo a un nuevo sueño?